Ciencia

Los peligros de la carencia afectiva.

Uno de los primeros investigadores en centrarse en la relación que tenía el tacto con el desarrollo de los niños fue René Spitz. En concreto, quiso saber qué ocurría cuando tenían carencias afectivas en tempranas edades. En los años 40-50, este psicoanalista estadounidense realizó un estudio para conocer lo vital que era el contacto humano en bebés. 

Observó a niños de un orfanato y quiso medir cómo repercutía en su salud el verse privados de contacto físico afectivo. Tenían las necesidades básicas cubiertas a excepción del afecto. Pese a que la higiene de estos hogares era impecable, el escalofriante dato que surgió de este este estudio fue que el 37% de los bebés murieron.

Más adelante volvieron a repetirse estudios similares, ya que creían que la muerte de estos niños podía ser debida a las condiciones higiénicas de la época. E incluso se han hecho estudios comparativos con otro grupo de niños que tienen contacto afectivo con madres que están la cárcel. Efectivamente, se volvió a demostrar que existía un déficit en muchas áreas del infante e incluso una debilitación del sistema inmune que podía provocar el fallecimiento del niño.

La importancia del tacto.

Cuando existe un contacto, hay inmediatamente una toma de conciencia por ambas partes. El tacto es un punto crucial en la mayoría de las relaciones humanas. Dentro de la comunicación, desempeña un papel de entusiasmo, de expresión de ternura, es manifestación de apoyo afectivo y tiene muchas otras significaciones.

“Es huérfano aquel que está desnudo de caricias.”

Beatriz Villacañas

Cada familia tiene sus hábitos en conducta táctil. Los jóvenes que han tenido poco contacto físico durante la infancia aprenden a caminar y a hablar más tarde. Además está demostrado que es necesaria la seguridad emocional que provoca el contacto en la infancia para un buen desarrollo de la personalidad.

Sigue leyendo acerca de la importancia del tacto en la segunda parte de este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario