CienciaEmociones durante el embarazo 2

Lee la primera parte sobre el embarazo, la CNV y las emociones, aquí.

Cómo influir positivamente en el desarrollo del bebé durante el embarazo.

En este post nos centraremos en la expresión emocional positiva, la prosodia emocional y los patrones de movimiento durante el embarazo.

Por ejemplo, la sonrisa y la risa, consideradas las expresiones emocionales positivas por excelencia, nos ayudan a optimizar las hormonas del sistema endocrino disminuyendo la tasa de cortisol y adrenalina. Y también contribuyen a rebajar la respuesta de estrés. 

Nuestro sistema inmunitario reacciona favorablemente ante la risa/sonrisa, porque liberamos endorfinas (opioides endógenos que disminuyen el dolor y son considerados uno de los neurotransmisores de la felicidad). Indirectamente, se produce una disminución del glutamato (el asesino de neuronas por excelencia) y de sustancia P (neuropéptido proinflamatorio implicado en determinados tipos de cáncer). Y por eso cuando nos reímos, favorecemos la liberación de dopamina. (Casafont, 2012)

Detectamos emociones desde bien pequeños.

Y existen resultados de estudios que describen que, desde bebés (tras el embarazo), el cerebro humano detecta la emoción en las palabras y muestra respuestas diferenciales de atención en función de su valencia emocional (Lopez, 2017). 

William Condon, especialista en cinesis, estudió, analizó y buscó patrones de movimientos corporales, entre ellos la relación madre/hijo. Y sus investigaciones concluyeron que “el bebé dentro del vientre de la madre se mueve con los movimientos de ésta”. Es importante tener esto en cuenta porque una alteración en el sistema nervioso del bebé puede ser debido a una agitación reiterada en la voz de la madre o del entorno hacia ella.

Por ejemplo, gritos de ira o un habla ansiosa pueden crear un futuro bebé con “hiperactividad”, o con un aumento del llanto. Porque cuando alguien nos grita, se altera nuestro sistema nervioso, la respiración se agita y nuestro cuerpo se sitúa en posición de alarma o de lucha. Es decir que volvemos al estrés y el estado de alarma. Por lo que, en esos momentos, entrar en un estado de paz a través de una conversación agradable, o el simple hecho de pasar un buen rato que genere endorfinas, afectará favorablemente al bebé.

Bibliografía:

  • Fernandez-Abascal E. Emociones positivas. Vol 1. 3ª ed. Madrid:Piramide; 2013.
  • Zammatteo N. El impacto de las emociones en el ADN.1ª ed. Barcelona: Ediciones Obelisco; 2015.
  • Casafont R. Viaje a tu cerebro. 3ª ed. Barcelona: Ediciones B; 2012.
  • Lopez R et al. Comportamiento No Verbal. 1ª ed. Madrid: Ediciones Pirámide; 2017.
  • Oberlander et al., 2008; Kashan et al., 2008 (buscar en libro de epigenética) página 48.
  • Radtke et al. (2011): “Transgenerational impact of intimate partner violence on methylation in the promoter of the glucocorticoid receptor”, Transl. Psychiatry, vol. 1, e21.
  • Ekman P. El rostro de las emociones. Barcelona: Editorial RBA; 2015.
  • Ekman P, Davidson RJ. Voluntary smiling changes regional brain activity. Psychological Science. 1993; 342–345.
  • Frank MG, Ekman P. Physiological Effects Of The Smile. Directions in Psychiatry. 1996. p. 1–8.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario