Ciencia

Información para futuras embarazadas. 

Desde que mi cuñada nos comunicó su embarazo me he interesado mucho por lo que podía afectar a mi sobrina estando todavía en el vientre de su madre. Una vez fuera del vientre materno, existen muchos estímulos externos que afectan para bien o para mal al infante, pero en el momento del embarazo, la madre es el hogar de ese bebé.

Este post no me gustaría que fuera una presión para las mamás, ni un juicio. En primer lugar, aún no soy madre, y en segundo lugar, aunque lo fuera, cada situación, cada persona, cada entorno es diferente. Lo que sí me gustaría es que sirviera como información. Considero que para una labor tan importante como es ser padres, debemos estar informados. Después con esas herramientas lo haremos lo mejor que sepamos y podamos.

Cómo ya habréis podido leer en mis posts anteriores, la Comunicación No Verbal a través de las neuronas espejo afecta a las emociones y a la salud de nuestros hijos. ¿Y durante el embarazo? La respuesta es: también. Cuando tenemos un bebé en nuestro vientre somos su alimento, su hogar. 

Estrés en embarazadas.

Centrémonos primero en el estrés, la enfermedad del siglo XXI. Más del 90% de los pacientes que acuden a mi consulta como fisioterapeuta con dolores físicos erradica en el estrés de su día a día.

¿Qué efectos bioquímicos tiene el estrés? Sus consecuencias son reacciones del organismo en su intento por vencer o reducir la amenaza, ya sea real o imaginaria. Todo nuestro cuerpo se pone en alerta. La respiración diafragmática se altera (el diafragma es el principal músculo respiratorio), la musculatura se tensa, aumenta la frecuencia cardíaca y respiratoria, los músculos auxiliares respiratorios se fatigan (por eso tenemos dolor cervical) y disminuye la sangre que fluye hacia algunos órganos del cuerpo. Estudios han demostrado que el estrés aumenta el cortisol del organismo.

Un aumento excesivo del cortisol en el organismo puede destruir los tejidos de órganos internos, y se cree que las tasas elevadas de cortisol durante el embarazo pueden llegar a marcar el ADN del bebé.

Todo lo que afecte a la madre durante el embarazo repercutirá en el bebé.

Un estudio (Radtke et al, 2011) demostró la relación directa entre un gran estrés vivido por la madre durante el embarazo y el grado de marcaje del ADN. Incluso hijos adolescentes de madres maltratadas durante el embarazo, tienen el gen relacionado con el receptor del cortisol fuertemente metilado, lo cual desencadena problemas de comportamiento.

Cuando la madre embarazada sufre estrés durante un periodo largo de tiempo se altera la homeostasis interna. Se pierde el equilibrio interno, el organismo se desgasta y puede alterar el desarrollo del bebé. Sobretodo en etapas tempranas de gestación.

Lee la segunda parte de este post, aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario