CienciaEl tacto en el ser humano 2

Lee la primera parte de “El tacto en el ser humano” aquí.

El tacto en Comunicación No Verbal

El acto de tocar es como cualquier otro mensaje que comunicamos: puede provocar tanto reacciones negativas como positivas, según la programación de la persona, el aprendizaje de la conducta táctil y las circunstancias.

En 1976 unos investigadores de la Universidad de Purdue quisieron investigar los efectos de un toque breve y “accidental” en un contexto no íntimo. Pusieron empleados de ambos sexos a devolver fichas de la biblioteca a los estudiantes y les pidieron que, al hacerlo, apoyaran en algunos “accidentalmente” la mano. Esto provocaba en algunos casos un contacto físico leve, mientras que en otros se devolvía la ficha sin tocar a los estudiantes. 

Al salir de la biblioteca se realizaron unos tests a los estudiantes para medir sus sensaciones respecto a los trabajadores de la biblioteca y la biblioteca en general. Los estudiantes que habían sido tocados evaluaron al empleado y a la biblioteca de un modo significativamente más favorable que aquellos que no habían sido tocados.

De las caricias al reconocimiento.

Pero no solo en la infancia es necesaria la caricia. Existe una necesidad de estimulación permanente durante toda la vida, aunque al crecer se puede transformar en necesidad de reconocimiento y presencia. El hambre de estímulos (caricias) se transforma en hambre de reconocimiento.

Vamos a intentar darle la vuelta a las investigaciones diciendo que si existe un buen contacto afectivo desde la infancia nuestros hijos se desarrollarán con un mejor sistema inmune, con menos riesgo de padecer alguna alteración física, cognitiva o emocional.

No nos olvidemos de acariciar, besar, abrazar a nuestros seres queridos, sobretodo a los niños. Es una forma de comunicar afecto, es una manera de comunicarle a la persona que tienes delante que es alguien importante para ti, que le tienes en estima. Además está demostrado que mejorará su percepción hacia ti y la motivación a estar contigo.

Bibliografía:

  • Fisher, J.D.; Rytting, M y Heslin, R.: “Hands touching hands affective and Evaluative Effects of an Interpersonal touch” . Sociometry, 1976,39, págs 416-421
  • Figuera,M.P. Fundamentos psicológicos de las caricias. Madrid: Editorial San Martín;1990
  • Bowlby, J. Vínculos afectivos: Formación, desarrollo y pérdida. Madrid: Ediciones Morata; 2014.
  • Bowlby, J. Una base segura. Barcelona: Paidós;2017
  • Spitz, R. El primer año de vida del niño. México: Fondo de Cultura Económica; 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario