ComunicaciónSobre míMi motivación 2

Lee la primera parte acerca de Mi motivación para aprender Comunicación No Verbal aquí.

Conversaciones sin palabras.

Es la primera vez que escribo sobre esto. Esto era como esa parte de mí que era suya. Aunque he tomado la decisión de que el mundo debe saber que no es necesaria tanta palabra, que la emoción se refleja en nuestro cuerpo, en nuestra cara. Que da igual lo que digas, que si tu cuerpo y tu voz no acompañan, el mensaje se desvanece en el aire. Esta es y ha sido siempre mi motivación.

Todo esto me ha llevado a destapar algo que era nuestro, suyo y mío. Animo al mundo a mirarse a los ojos, a sonreírse con el orbicular (músculo alrededor del ojo), a respirar al unísono… Las neuronas espejo harán el resto.

Mi camino con ella dejó una huella que más adelante saldría galopando con más fuerza que nunca.

Motivación para descubrir más beneficios de la CNV.

Me formé como fisioterapeuta especializada en neurología, aunque en seguida me di cuenta de que lo que me interesaba realmente era la historia de cada paciente. Cómo surgía la expresión de tristeza cuando escuchaba sus inquietudes, cómo vibraba su tono de voz cuando explicaban cómo sucedió todo, cómo miraban hacia otro lado cuando no podían hacer el ejercicio que se les había pedido, o cómo sonreían y sus ojos se inundaban de lágrimas al sentir que iban a volver a caminar. 

Por mi parte, seguí investigando la ciencia de la Comunicación No Verbal y me formé como analista en CNV. Actualmente trabajo como formadora en Comunicación No Verbal y formo parte de un equipo de investigación que lleva a cabo estudios sobre los beneficios de la Comunicación No Verbal en pacientes con Alzheimer.

Si me preguntas qué es para mí la Comunicación No Verbal, la respuesta es sencilla: TODO. Sin ella no hubiera podido entender a mi abuela, sin ella no hubiera podido conectar con cada uno de mis pacientes, sin ella no estaría hoy donde estoy y sin ella no podré mostrarle al mundo que nuestro lenguaje corporal cambia vidas.  

Gracias yaya por existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario